BIELORRUSIA

 

ENLACE A MAPA DE BIELORRUSIA

 

 

Nuestro objetivo es Bielorrusia, lugar donde encontramos paisajes muy bellos; sus teatros, sus parques, sus museos y grandes monumentos, así como su naturaleza, pues todo es una gran llanura con infinidad de bosques y una gran cantidad de ríos y lagos. También conocida como la Rusia Blanca, Bielorrusia alcanza temperaturas inferiores a los 25 grados bajo cero en invierno, manteniendo sus ríos congelados hasta el mes de abril.

 

La República de Bielorrusia cuenta con una población de 10 millones de habitantes que viven humildemente con un sueldo de aproximadamente 100€ al mes. Bielorrusia fue el país más contaminado tras la explosión de la central nuclear de Chernóbil y testigos de dicha tragedia son los 29 bomberos que están enterrados en el cementerio de Mitinskoie (Moscú). Por eso y por el lazo de hermandad que nos une a ellos focalizamos todos nuestros esfuerzos en ayudar a la población infantil bielorrusa, carente de los recursos más básicos.

 

Bielorrusia es un estado de Europa Oriental que, hasta 1991, formó parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Limita al norte con Lituania y Letonia, al este con la Federación Rusa, al sur con Ucrania y al oeste con Polonia.

 

Ciudad de Minsk (Capital de Bielorrusia)

Provincia de Brest

Provincia de Gómel (Homel)

Provincia de Hrodzyenskaya

Provincia de Mahil Yowskaya

Provincia de Minsk

Provincia de Vitsyebskaya

 

Bielorrusia está dividida en seis Voblasts o provincias que llevan el nombre de las ciudades que sirven como centros administrativos. Cada uno de los Voblast tiene un poder legislativo provincial llamado Oblsovet que es elegido por los residentes de cada Voblast y un Poder Ejecutivo Provincial cuyo jefe es nombrado por el Presidente. Los Voblasts se subdividen en Rayones (traducido comúnmente como distritos o regiones). Al igual que los Voblasts, cada Rayón tiene su autoridad legislativa propia (Raisovet) que es elegida por sus habitantes, y una autoridad ejecutiva nombrada por los poderes ejecutivos más altos.

 

A partir de 2002 Bielorrusia cuenta con seis Voblasts, 118 rayones, 102 ciudades y 108 asentamientos urbanos. En Minsk, capital de Bielorrusia, se da una situación especial, debido a que la ciudad actúa como la capital nacional. La ciudad de Minsk está dirigida por un comité ejecutivo y tiene una carta de la autonomía dada por el gobierno nacional.

 

La gran mayoría de las ciudades bielorrusas presentan unas tasas de contaminación muy elevadas, que se acentúan todavía más en los centros industriales como Salihorsk o Navapolatsk. El origen de esta fuerte polución se encuentra en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, pues fue en esta época cuando comenzaron a desarrollar sus actividades diversas industrias pesadas en el país. No obstante, el problema medioambiental más serio al que se enfrenta el país lo representa la contaminación derivada de la explosión sufrida en abril de 1986 en la central nuclear de Chernóbil (norte de Ucrania), al encontrarse ésta localizada sólo a dieciséis kilómetros al sur de la frontera con Bielorrusia. Como consecuencia, un porcentaje superior al 60% de la precipitación altamente radioactiva de Cesio, Estroncio y Plutonio emitida a la atmósfera acabó en territorio bielorruso, afectando a una quinta parte del mismo y a más de dos millones de sus habitantes.

 

En los días que siguieron al accidente el mayor peligro se encontraba en el aire pues los vientos hicieron que la nube radiactiva pasase de forma inmediata al territorio de Bielorrusia. Sin embargo, con el paso del tiempo los radioisótopos de larga duración pasaron del medio aéreo al suelo, representando un peligro permanente para el agua subterránea, el ganado y la producción agrícola. A causa del desastre, más de 160.000 bielorrusos se vieron forzados a abandonar de forma permanente sus hogares en las regiones de Gómel, Moguiliov y Brest, las más contaminadas del país. En la actualidad, las aldeas de las zonas más afectadas por la contaminación sufren escasez de alimentos entre otros bienes, al mismo tiempo que las enfermedades producidas por las radiaciones se multiplican con el devenir del tiempo.

 

Por desgracia Bielorrusia, debido a lo cuestionable de su régimen democrático, no recibe la atención necesaria por parte de la Unión Europea y las consecuencias de este olvido las están pagando los niños y niñas que no son responsables ni de los accidentes nucleares del pasado ni de las cuestiones políticas que existen actualmente. Bielorrusia apenas recibe ayuda de otros países para la descontaminación de su territorio de modo que prolifera el cáncer, algo reconocido por la Organización Mundial de la Salud. Actualmente y para agravar más la situación si cabe, se ha diagnosticado una nueva enfermedad oriunda de la zona contaminada y denominada “Corazón de Chernóbil” y que padecen sólo los niños que nacen en la actualidad.