LAS CONSECUENCIAS EN LA POBLACIÓN

En la actualidad más de CINCO MILLONES de personas viven en zonas contaminadas con material radioactivo. Tras el accidente, las personas estuvieron expuestas a la radiación, tanto de forma directa por la nube radiactiva y el material radiactivo depositado en el suelo como por consumir alimentos contaminados y respirar aire contaminado.

           Es difícil establecer con exactitud el número de muertes, pasadas y futuras, atribuibles al accidente de Chernóbil, ya que las personas que estuvieron expuestas a dosis bajas de radiación mueren frecuentemente por las mismas causas que las no expuestas.

El ADN de las células germinales que transmiten la información genética fue dañado por la radiactividad, algo que no ocurrió ni en Hiroshima ni en Nagasaki, según un estudio dirigido por Yuri Dubrova, del Instituto Vavilov de Genética General con sede en Moscú, publicado en la revista Nature coincidiendo con el décimo aniversario de la catástrofe.

Las secuelas de Chernóbil perdurarán durante varias generaciones. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) en 1995 el cáncer de tiroides en Bielorrusia era 285 veces más frecuente que antes de la catástrofe, y las enfermedades de todo tipo en Ucrania eran un 30% superior a lo normal, debido al debilitamiento del sistema inmunológico causado por las radiaciones. En la región de Gomel, en Bielorrusia, los cánceres de tiroides entre la población infantil se han multiplicado por cien, y el número de casos no para de aumentar. Las leucemias, cuyo periodo de latencia es más largo, empiezan a aparecer, sobre todo entre los liquidadores; la tuberculosis es una de las enfermedades que más ha crecido entre las personas afectadas.

Los niños están entre los más afectados, y son muchos los que padecen cánceres de tiroides, hígado y recto. Las malformaciones entre los recién nacidos se han duplicado en los últimos años. Según Dillwyn Williams, profesor de histopatología en la Universidad de Cambridge y uno de los mayores expertos mundiales en cáncer de tiroides, el 40% de los niños expuestos a altos niveles de radiación cuando tenían menos de un año desarrollarán cáncer de tiroides. Miles de personas contraerán cánceres a consecuencia del accidente de Chernóbil en los próximos 30 años. Williams es presidente de la European Thyroid Association. En una conferencia de la OMS sobre las consecuencias sanitarias de Chernóbil en Ginebra, Williams señaló acerca de la incidencia del cáncer de tiroides en Bielorrusia y Ucrania que “he hecho algunas sumas y la respuesta me aterroriza”.

La mayor incidencia de los casos de tiroides en Gomel están concentrados en una zona situada a más de 200 kilómetros de Chernóbil, lo que significa que los planes de emergencia en caso de accidente nuclear deben ser rediseñados.

Hoy, los orfanatos de esa zona, son los más tristes del mundo, ya que hay un montón de niños con malformaciones, enfermedades como leucemia o cáncer. Nadie se acuerda de ellos. Quizás, puede ser porque la mayoría de nosotros no sabemos bien lo que pasó, ó, nunca hemos oído hablar de ellos. Son personas como nosotros, solo que con malformaciones, algunas congénitas como una malformación del corazón.