¿NO ES CRUEL TRAERLOS Y DESPUES QUE REGRESEN A SU PAIS?

Inicialmente puede parecer que sí, de todas formas, cuando los niños se van lo hacen en mejores condiciones físicas y psicológicas que cuando llegaron, pero además, saben que tienen en España a personas que les escribirán, les llamarán, les mandan paquetes, con comida, ropa… pero sobre todo, personas para las que son importantes y especiales, que les quieren y que se acuerdan de ellos, personas con las que pasaron buenos momentos y con las que vivieron experiencias posiblemente inolvidables. ¿Vale la pena vivir tan sólo un día estas experiencias? Nosotros creemos que sí. Piensa que también nuestras vacaciones o nuestros fines de semana se acaban y debemos volver a la rutina. ¿Es cruel entonces tener vacaciones o fines de semana? ¿Deberíamos suprimirlos? Piensa que el final del acogimiento no tiene por qué significar el fin de la relación con el niño, del cariño ni de la ayuda y que la mayoría de las familias vuelven a acoger al mismo niño el verano siguiente.